dijous, 30 de setembre de 2010

Ley de Reforma Laboral:

1.- Se amplían las causas para despedir.
2.- Se limita la tutela administrativa y judicial de los despidos.
3.- Se facilita el despido express por causas objetivas, para eliminar los salarios de tramitación.
4.- Estos despidos pasan a estar subvencionados con recursos públicos.
5.- En el despido objetivo, se rebaja el plazo de preaviso y la indemnización en caso de incumplirse.
6.- Al legalizarse los despidos, se pierde el derecho a la estabilidad en el empleo, y se produce una reducción sustancial de la indemnización por cese.
7.- La reforma del despido afecta sobre todo a los actuales trabajadores fijos con mayor antigüedad.
8.- Ante la misma situación en la empresa, ha convertido en más barato despedir a los trabajadores que, simplemente, cambiarles el horario o los días de trabajo, o un traslado a otra localidad.
9.- En la práctica, la aportación del Fogasa supone que despedir a los trabajadores fijos cuesta lo mismo que despedir a los temporales.
10- Se facilita la utilización del despido express, sin causa y con indemnización rebajada, y sin abono de salarios de tramitación.
11.- Se subvenciona el cese de estos trabajadores a cargo del FoGAsA. El ministerio admitirá expresamente que la subvención se abone aunque la empresa reconozca que no tiene razones para el cese y el despido sea improcedente.
12.- La financiación pública supondrá que el despido sin causa tendrá un coste para la empresa de 25 días de salario por año de servicio, en lugar de los 45 días por año del despido improcedente.
13.- La empresa tendrá capacidad para suprimir los derechos establecidos en los convenios colectivos sectoriales.
14.- Se amplía la capacidad del acuerdo de empresa para fijar un régimen salarial inferior al establecido en el convenio del sector.
15.- Se reconoce el poder del empresario para incumplir los derechos establecidos en los pactos y acuerdos de empresa.
16.- Se podrán tramitar despidos colectivos y objetivos en las Administraciones Públicas (los que creen que serán más felices si otros trabajadores pierden derechos están de enhorabuena).

dilluns, 27 de setembre de 2010

¿Hacer huelga el miércoles? ¡Para qué!


Argumentos a favor:

· La reforma laboral, los recortes sociales, nos han bajado el sueldo…

Argumentos en contra:

· Todo contra lo que se reivindica está aprobado, puesto en marcha y sin que exista posibilidad de que lo cambien, a no ser para empeorarlo.

· No se va a conseguir nada. La reforma laboral, la bajada de salarios, los recortes sociales los dictan los grandes poderes económicos. Zapatero no se va a enfrentar a ellos. La huelga es como atacar a un tanque con un plumero. Quien sabe, igual armar bulla, nos pone peor las cosas.

· Nos van a descontar un pastón. Nos han bajado el sueldo, nos la hemos envainado y encima ahora vamos a perder más dinero por una huelga que no va a conseguir nada.



Racionalmente el tema está claro…

…Pero yo voy a hacer huelga. Por dignidad. Por que estoy muy, muy cabreado y tengo ganas de manifestarlo.

… y por que tengo dos hijos.

Hoy le he dicho al mayor: el miércoles vamos a hacer huelga y por la tarde iremos a una manifestación para pedir que, cuando seas mayor, tengas la posibilidad de vivir, al menos, igual de bien que ahora… ¿y si no nos hacen caso, papa?, me ha preguntado.

Han sido tantas cosas las que me han pasado por la mente que no he podido evitar el ponerme a escribir para enviaros este por correo.



El miércoles haré huelga, me iré a pasear con mis hijos por la ciudad, por los parques y zonas verdes que forman parte del estado del bienestar que tanto costó conseguir a las generaciones que nos ha precedido, que nosotros tenemos sin haber hecho nada por ganarlo, y que estamos a punto de permitir que se lo quiten a nuestros hijos.



Cuando sean mayores y puedan comprender las cosas a mis hijos les pasaré este video…


http://video.google.com/videoplay?docid=-5645724531418649230#




Mientras, el miércoles, haré huelga.

(text d'un amic, 27 de setembre de 2010)

dijous, 23 de setembre de 2010

VAGA GENERAL 29-S (sergi)

Queridos Amigos:


Vamos a hablar de la huelga. Esta huelga no es sólo una huelga contra el gobierno, que lo es. Ni es sólo una huelga contra los empresarios, que también lo es. En esta huelga hay que enfrentarse a alguien más, a alguien más poderoso y sibilino, a alguien que no tiene exactamente rostro, a alguien que no se sabe donde está, a alguien de quien no sabemos siquiera su nombre y que actua bajo el pseudónimo de “los mercados”. El problema es cómo atacar a alguien que no sabemos ni donde está y que parece invulnerable (y a lo mejor lo es).
Entonces no estamos en una huelga típica en la que con parar la producción basta para hacer daño a un gobierno, a una empresa y a nosotros mismos (no lo olvidemos). En esta ocasión hay que apuntar más alto, hay que apuntar al gran capital, a los mercados, a los que manejan los hilos. Y la pregunta es: ¿cómo? Y la respuesta no la sé, pero intuyo que en el único sitio donde les duele a esa gente es en la cartera. Así que esta vez no sólo basta con dejar de trabajar, esta vez lo que hay que hacer es parar el dinero, hay que conseguir que no se mueva ni un duro.
Os propongo varias ideas en este sentido que voy a desarrollar en tres titulares que son: A) Parar. B) Cash. C) Tomar la calle.

PARAR

Esto es lo más parecido a una huelga tradicional. No se trabaja, está claro. Pero hay que ir más allá: ¡No se hace nada! Pero nada de nada, no se compra el pan (aunque haya pan), no se lee el periódico, no se oye la radio ni se ve la tele, no se gasta electricidad más que la imprescindible, no se coge el coche, los niños no van al colegio, sólo se habla por teléfono o se usa internet si sale gratis, en definitiva… no se mueve un duro. Ese día se come de congelados o si se tienen muchas pelotas, se ayuna (es broma, tampoco hay que pasarse). Ese día, todos a chingar, que eso es gratis, a cantar, a bailar y a hacer deporte (sin pagar, nada de gimnasios).
Si alguien no quiere hacer huelga que no la haga, pero que ese día que no venda un clavel. Sin piquetes ni pollas. Que se queden todo el día con el negocio abierto perdiendo dinero. En este aspecto los pequeños empresarios, que son tan víctimas como los trabajadores en esta crisis, deberían apoyar la huelga.
El objetivo de esto es que se note, que se note que no se ha trabajado y sobre todo que se note que no se ha consumido. Pienso que las verdaderas huelgas del siglo XXI van a ser las revueltas de consumidores o mejor de anti-consumidores. Ya se verá.
Creo que se entiende la idea principal ¿no?, que no jueguen con nuestro dinero. Ese día se pueden hacer transacciones pero que estén fuera del flujo monetario. Yo te doy tres tomates y me ayudas a mover un mueble por ejemplo.


CASH

Bueno, esto es más serio. Aquí se trata de hacer un experimentito. Durante estos meses-años que llevamos aguantando la crisis hemos estado movidos por los vaivenes de "los mercados" y sus juegos. Que si falta de liquidez, que si activos tóxicos, que si falta de confianza, que si exceso de gasto público y privado, que si la abuela fuma, etc. También hemos visto como han reaccionado los gobiernos ante ellos: ayudándoles en un primer momento y después plegándose a sus exigencias. Hemos visto que juegan duro y que si pueden van arramplar con todo. Hay que pararlos.
El día de la huelga no, el día antes o dos días antes, hay que retirar dinero de nuestras cuentas. Repito: nuestro dinero (por si alguno piensa que es algo ilegal o inmoral). Sí, vamos a ver que pasa, aunque sólo sea por curiosidad. Vamos a retirar una parte significativa de nuestros ahorros. No digo que saquemos todo el dinero que tengamos, pero algo que se note. Tampoco vamos a tener en casa un millón de euros, pero si mucha gente saca bastante dinero y lo retiene en sus casas, digamos durante cinco días, creo que se notaría. A lo mejor es divertido ver como reaccionan "los mercados". Y seguro que van a ser divertidas las excusas que nos ponen en el banco para que no lo saquemos.
Por supuesto que esta medida como más efecto tendría es si se hiciera a nivel global en toda Europa. Entonces sí que se iba a notar en el Dow Jones. Así que sería interesante que  esta idea rulase por ahí ya que en Europa va a ser un día de protesta aunque no de huelga.
Habría que hablar de cuanto dinero inmoviliza cada uno. Pero bueno eso me parece más personal, la cuestión es que lo hagamos muchos, os invito a que propaguéis esta idea si os parece buena. Lo dicho, que estén "los mercados financieros" con un poquito menos de dinero durante unos días y si alguien necesita dinero que se lo pida a un amigo.
TOMAR LA CALLE

Bueno, ya hemos quedado que el 29-S no trabajamos y no consumimos. ¿Qué hacemos pues? Pues nos vamos de paseo.
Ese día cogemos a nuestros niños, una mochila con unas manzanas y una bota de vino y nos vamos a pasear por el centro de la ciudad. O quedamos los amigos que hace mucho tiempo que no vemos en algún sitio y nos echamos unas risas. También sería un buen día para ir en bici por el centro de la ciudad, ya que hemos dicho que ese día no se usa el coche.
Lo importante es que se vea que la calle es nuestra y que si hay alguien trabajando (perdiendo dinero y tiempo) nos vea con envidia. Por supuesto que se puede ir a las manifestaciones de los sindicatos, pero eso no es lo más importante. Lo importante es que se vea que hay vida en la ciudad pero que no hay actividad económica. Lo importante es que al día siguiente podamos decir lo bien que nos lo pasamos ayer y que en los medios de comunicación (otros de los que habría que hablar) al día siguiente sólo puedan poner imágenes de gente pasándoselo bien (hay que ser como la Pantoja: "dientes, dientes que eso es lo que les jode").
Sólo eso, esa es mi manera de tomar la calle.

Bueno, con esto termino mis homilías. Supongo que he tenido un éxito arrollador a tenor de las respuestas que estoy recibiendo. Pese a ello, os rogaría a cualquiera de vosotros que estéis como yo (un poco, o un mucho mosqueados con como va el tema) que mováis este correo por ahí. Y bueno, si os llega alguna información interesante me la mandáis. Un saludo y perdón por ser tan brasas.

dimarts, 21 de setembre de 2010

Por qué iré a la huelga general el próximo 29 de septiembre

Han pasado sólo dos años, qué deprisa se olvida. Tal día como ayer, 15 de septiembre de 2008, la mayor bancarrota que vieron los tiempos dio la señal de salida a la peor recesión en décadas. Todo en esta historia es así, titánico, y aquel gigante naufragado se llamaba Lehman Brothers. Conviene recordar su nombre y la fecha que marcará pasa siempre nuestras vidas: 15-S. Aunque no lo parezca, no fue culpa ni de los liberados sindicales ni de los gitanos ni tampoco del precio del despido libre. Es la parte más obscena de la crisis: la desconexión entre sus causas y sus consecuencias.
Yo ya me he decidido. El 29 de septiembre iré a la huelga general por el 15-S y cuatro motivos más. El primero, por la reforma laboral; porque no creo en las recetas de esos economistas pirómanos que proponen apagar incendios con gasolina o combatir el paro abaratando el despido. El segundo, porque tengo un hijo de un año y, aunque sólo sea por él, me niego a rendirme ante la mayor estafa de la historia: que el fracaso estrepitoso de la ideología neoliberal se solucione con otras dos tazas de la misma sopa. El tercero, porque yo también conozco a sindicalistas egoístas y liberados perezosos, y creo que los sindicatos tienen mucho que mejorar. Pero me preocupa aún más que su derrota deje desarbolada la principal defensa de los trabajadores ante esos empresarios sin escrúpulos, que tampoco son todos como la caricatura de su representante, Díaz Ferrán, pero que también existen. El cuarto, porque me temo que la huelga no va a funcionar, y tengo debilidad por las causas perdidas.
Pase lo que pase, el 29 de septiembre la derecha podrá celebrar un éxito. Si la huelga triunfa, será una derrota del Gobierno. Si la huelga fracasa, será una derrota aún peor, la del sindicalismo. No será con mi ayuda.
Ignacio Escolar fue director del diario Público y actualmente escribe una columna en este mismo periódico
Público, 16 septiembre 2010

font sinpermiso.info

dijous, 16 de setembre de 2010

AL NOSTRE ESPLAI PODEM FER VAGA?

Al nostre esplai podem recolzar la vaga del 29-S d'alguna manera concreta? La Plataforma cívica per la Vaga General recomana algunes accions concretes per a recolzar-la, a banda de no anar a treballar: algunes d'aquestes activitats impliquen solidaritat amb els treballadors i petits comerciants que segueixen la vaga, i penalitza als que obrin eixe dia:

  • Anticipar les compres d'eixe dia en dies anteriors.
    No utilitzar cap tipus de transport públic. No agafar taxis.
    Si es circula amb vehícle propi fer-ho a la menor velocitat possible, especialment en zones urbanes.

    Els pares no han d'enviar els xiquets/es a l'escola.

    No prendre cites per a eixe dia ni per a la Seguretat Social ni per a cap altre servei públic. Canviar les que ja tenim acceptades.

    Evitar qualsevol tipus de gestió a les Administracions Públiques eixe dia.

    Procedir a treure el màxim de diners possible als caixers automàtics de les sucursals bancàries obertes.

    Mantenir el màxim de temps possible els llums apagats, desconectar els sistemes de calefacció o d'aire condicionat.

    No sintonitzar ni la TV ni la ràdio. Apagar la TV a les 12,00h de la nit anterior.

    No consumir als bars oberts.

    Preparar elements visibles de recolzament a la Vaga General per a penjar a finestres i balcons o colocarlos en establiments tancats per la Vaga General.
    I, sobretot, cridar a participar massivament en les manifestacions i concentracions convocades pels sindicats.


    • Plataforma cívica per la Vaga General
      10/9/2010